Haciendo tiempo a que despejara la niebla y poder subir a la Bola del Mundo en el puerto de Navacerrada (Madrid) di un paseo por los alrededores de la base de la estación de esquí y pude contemplar los árboles cubiertos de nieve, que debido a las bajas temperaturas, ya se había convertido en hielo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *