Un paseo por la pradera de San Isidro, en el día del patrón de Madrid, donde no podían faltar, las rosquillas del Santo (las listas, las tontas y otras muchas variedades), los puestos de comida, los gigantes y cabezudos, los mayores vestidos de chulapo y trajes goyescos…
…y como no, estando en campaña electoral, tampoco podían faltar los políticos a la misa, incluso aquellos que presumen de ser ateos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *