Aprovechando las vacaciones del colegio hemos subido, mi hija Lucía y yo, a la sierra de Madrid a ver si jugábamos un poco con la nieve.

Como se dice vulgarmente “nos ha caído la del pulpo”, pero de agua, no de nieve. En el primer intento, ayer, día de los Santos Inocentes (parece que nos estaban esperando) había tal temporal de lluvia y viento que no pudimos bajarnos del coche ni en el puerto de Navacerrada ni en el de Cotos.

Hoy día 29 por lo menos el viento había amainado un poco, así que, aunque llovía y nos mojamos, por lo menos pudimos tocar un poco la nieve.

Como no hay mal que por bien no venga, los espectáculos de Arcoíris, tanto en Collado Mediano como en Navacerrada eran espectaculares y cuando arreciaba la lluvia, aunque no se podían hacer fotos por culpa del viento, aún lucían con más fuerza.


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *