Situado entre el río Tajo y la Calle de la Reina, es el más extenso de todos los de Aranjuez, con un perímetro de 7 km y una extensión de 150 hectáreas.
El jardín está formado por gran variedad de especies de árboles diferentes, como: plátanos, ahuehuetes, pacanos, caquis de Virginia, cipreses, liquidámbares, pinos, castaños de indias, tilos, fresnos, robles, cafeteros, magnolios, arces, carpes, árboles del amor, de Júpiter,…

Tiene su origen en la llamada Huerta Grande de Don Gonzalo y en un pequeño jardín mandado crear por Fernando VI en la zona del embarcadero sobre el río. El proyecto del nuevo jardín fue trazado en 1763 por Pablo Boutelou. No es hasta el 3 de octubre de 1772 cuando el futuro Carlos IV, que en aquel momento ostentaba el título de príncipe de Asturias, manda su construcción. Se finalizaron los trabajos en 1804.

Posee un embarcadero fortificado (mandado crear por Carlos IV), muy usado durante las estancias de los Reyes en Aranjuez, en las que organizaban paseos por el Tajo a bordo de lujosas falúas. Dichas embarcaciones se conservan todavía en el Museo de Falúas Reales o Casa de Marinos, que se encuentra al lado.

Destacan la Fuente de Narciso, La Fuente de los Cisnes, La Fuente de Apolo, El estanque de los Chinescos y la Casa del Labrador.


2 commentarios

Narciso · 19/10/2018 a las 16:10

Lo que más me gusta es que a la fuente le han puesto mi nombre. Qué importante soy!!

    José Luis

    José Luis · 19/10/2018 a las 16:31

    Además del gran parecido, mírate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *