Sí, ayer era el día ideal.
Tras las lluvias del miércoles y un poco de viento del jueves estaba claro que la contaminación de Madrid, en su mayor parte, habría desparecido y si lo unimos a que ya empiezan a aparecer los primeros colores del otoño todo parecía idílico.
En una tarde con nubes y claros, en la que el sol ya está en el oeste e ilumina toda la ciudad de Madrid, me fui al mirador de la Huerta de la Partida (Casa de Campo) para poder hacer unas fotografías de la Catedral de la Almudena y del Palacio Real.
Lógicamente se cumplió lo que yo esperaba, un aire casi limpio y una bonita luz.

Desde ahí me fui al Parque de la Cuña Verde de la Latina, y desde el llamado Mirador Bajo de la Cuña Verde pude hacer más fotografías.
Las condiciones lumínicas eran un poco peores ya que, a pesar de que estuve un buen rato esperando, no había forma de «pillar» Madrid entero al sol o la la sombra y esas zonas de sol y sombra hacían difícil sacar bien la ciudad entera.
A pesar de todo no estoy descontento con el resultado final.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *