Patones de Arriba pudo haber tenido su origen en un poblado ganadero allá por el siglo XVI, siendo su principal actividad a lo largo de los años la agricultura.
A mediados del siglo XX fue prácticamente abandonado cuando se fundó Patones de Abajo dado que allí la vida era mucho más fácil.
Está situado en el centro de España, en el nordeste de Madrid (40°51′17″N 3°29′07″O). Es famoso por sus casas de pizarra negra y sus calles sinuosas. El monte está repleto de ruinas de piedra de las antiguas chozas de pastores. Cerca del pueblo se encuentran la cueva del Reguerillo, un yacimiento arqueológico, y las ruinas del Pontón de la Oliva y de la ermita de la Virgen de la Oliva.
En la actualidad ofrece una de las muestras más significativas de la arquitectura negra de la Comunidad de Madrid, llamada así porque el elemento principal está constituido por la pizarra.
Hoy en día es un lugar turístico, lleno de restaurantes, alojamientos rurales, rutas de senderismo, etc….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *